El aeropuerto de Fort Lauderdale, en el sur de Florida (EE.UU.), retomó sus operaciones este sábado casi con normalidad tras el tiroteo ocurrido este viernes en una de sus terminales y que dejó 5 muertos y 8 heridos.

A partir de las 5 horas local, el aeródromo abrió las puertas de todas sus terminales, excepto la número 2, lugar en donde el ex militar de 26 años Esteban Santiago abrió fuego con una pistola semiautomática que había despachado en su valija.

Medios locales mostraban a primeras horas de la mañana largas filas de pasajeros en las terminales 1, 3 y 4 de este aeropuerto, que registra algunos vuelos cancelados, desviados o retrasados.

La terminal 2 permanece acordonada y con presencia policial, mientras que funcionarios del aeropuerto se hallan en la tarea de ubicar a los propietarios de unas 20.000 maletas que quedaron allí tras la evacuación.

Las autoridades federales y estatales confirmaron que Esteban Santiago, nacido en Nueva Jersey y criado en Puerto Rico, era el autor de los disparos y no se descarta que pueda tener motivaciones terroristas, si bien por el momento se desconocen las razones reales del ataque.

El sospechoso permanece detenido en una cárcel del condado Broward y se espera haga su primera aparición en una corte federal el lunes, donde deberá recibir cargos.

De acuerdo con las versiones oficiales, Esteban Santiago aterrizó el viernes en el aeropuerto de Fort Lauderdale proveniente de Alaska, previa escala en Minneapolis.

Testigos presenciales indicaron que, después de recoger su maleta, Santiago fue al baño, donde extrajo el arma que había facturado, regresó a la zona de equipajes y comenzó a disparar de manera aleatoria, pero apuntando a la cabeza de las víctimas