Tokio, Andina. Las autoridades de la provincia japonesa de Fukushima iniciaron una campaña intensiva de exámenes médicos a 360 mil niños de la zona, para determinar si sufren consecuencias por la radiación por la central nuclear ubicada en este lugar, se informó este domingo.

Está previsto que los análisis, que se centran en la glándula tiroides, se efectúen sobre niños y jóvenes menores de 18 años en un largo proceso que durará cerca de dos años y medio en la Universidad Médica de Fukushima, informó la agencia local Kyodo, cuya información recoge el portal argentino TN.

En una primera fase los chequeos se realizarán sobre 4 mil 908 niños que residen cerca de la planta nuclear de Fukushima Daiichi, donde los operarios trabajan todavía día y noche para tratar de estabilizar los reactores atómicos que resultaron dañados por el gran tsunami del 11 de marzo pasado.

Luego se extenderán a los menores del resto de la provincia, que tendrán que someterse a revisiones periódicas cada dos años hasta que cumplan los 20 y cada cinco años a partir de esa edad.

Las autoridades de Fukushima decidieron establecer estos análisis después de que muchas familias de la provincia expresaran preocupación por la posibilidad de que sus hijos desarrollen cáncer de tiroides a causa de la radiactividad, tal y como ocurrió tras el desastre nuclear de Chernobyl (Ucrania) en 1986.