Zawiyah. Rebeldes libios ondearon este domingo su bandera en el centro de la estratégica ciudad de Zawiyah, cerca de Trípoli, en uno de sus avances más significativos para despojar a la capital y a Muammar Gaddafi de su principal vínculo con el mundo exterior.

El rápido avance rebelde en Zawiyah, situada unos 50 kilómetros al oeste de Trípoli, será un revés sicológico para los partidarios de Gaddafi y también cortará la vía costera hacia Túnez que mantiene el suministro de alimentos y combustibles para la capital.

Pero no había señales de que Trípoli estuviera bajo un riesgo inmediato de un ataque rebelde. Fuerzas de Gaddafi fuertemente armadas aún estaban desplegadas entre Zawiyah y la capital.

Combatientes provenientes las Montañas Occidentales, al sur de la ciudad de la costa mediterránea, avanzaron hacia Zawiyah este sábado y encontraron poca resistencia de parte de los soldados de Gaddafi.

Cerca del mercado central de Zawiyah temprano este domingo se congregaron alrededor de 50 combatientes y gritaron triunfantes "Allahu Akbar!" (Dios es grande). La bandera rebelde rojo, negro y verde ondeaba desde un local comercial.

Rebeldes dijeron a Reuters que aún había fuerzas leales al líder libio en la ciudad, incluyendo francotiradores. El fuego de artillería y metralletas todavía podía escucharse.

Los combatientes dijeron que la capital era su próximo objetivo. Un rebelde sonrió mientras apuntaba a una señal de la carretera entre Zawiyah y Trípoli.

"Estoy 1.000 por ciento seguro de que vamos a tomar el control de Zawiyah hoy y luego avanzaremos hacia Trípoli", dijo Bin Jaffin Ali, de 34 años, un ex comerciante ahora en la lucha por derrocar a Gaddafi.

Combates en la frontera. Más al oeste en la carretera costera, cerca del principal cruce fronterizo a Túnez, residentes dijeron que este sábado por la noche se produjeron fuertes enfrentamientos entre rebeldes y tropas del gobierno, pero que las fuerzas de Gaddafi aún controlaban el sector.

En Trípoli, funcionarios del gobierno negaron este sábado que Zawiyah hubiera sido capturada a favor de la revuelta y dijeron que una pequeña fuerza de combatientes había lanzado una "misión suicida" que fue repelida rápidamente.

Zawiyah está "totalmente bajo nuestro control", dijo el portavoz del gobierno Moussa Ibrahim a reporteros en Trípoli.

"Un grupo muy pequeño de rebeldes intentó llegar al sur de Zawiyah, pero fueron detenidos fácilmente por nuestras fuerzas armadas", agregó.

En la capital tunecina, a donde huyeron muchos debido a la revuelta, libios salieron a las calles a celebrar la noche del sábado después de que se propagaran rumores no confirmados de que Gaddafi y su familia habían escapado.

Pero no había indicios de cambio alguno en Trípoli. La televisión estatal reportó que partidarios de Gaddafi se dirigían a su complejo en Bab al-Aziziyah para manifestarle su respaldo.

Los rebeldes apoyados por aviones de combate de la OTAN han estado intentando desde febrero terminar con el mandato de 41 años de Gaddafi, en uno de los levantamientos más sangrientos de la "Primavera Arabe" que convulsiona a Medio Oriente.

El conflicto ha estado mayormente estancado, pero el avance de los rebeldes por la costa mediterránea hasta las cercanías de Trípoli representa un importante cambio en el balance de fuerzas.

El control de la carretera hacia Túnez podría determinar el resultado del conflicto, dado que sin él la capital se encontraría efectivamente sitiada. No había tráfico a lo largo de la vía y los rebeldes señalaron que se hallaba cerrada.