Al Baida, Libia. Los rebeldes que establecieron un Consejo Nacional Libio en el este del país del norte de África sólo están abiertos a discutir la renuncia o exilio de Muamar Gadafi para detener el derramamiento de sangre, dijo un asesor de una figura rebelde de alto rango.

Ahmed Jabreel, un asesor del ex ministro de justicia Mustafa Abdel Jalil que encabeza el Consejo con sede en Bengasi, dijo que se necesitan ataques aéreos para establecer una zona de exclusión aérea para ayudar a los rebeldes a derrocar a Gadafi, que se ha negado a renunciar.

"Si hay alguna negociación será sobre una sola cosa (...) cómo Gadafi va a dejar el país o dimitir para que podamos salvar vidas. No hay nada más que negociar", dijo Jabreel, autorizado para hablar a nombre de Abdel Jalil, a Reuters.

"No vamos a negociar una solución política. Queremos que él sea juzgado, pero si no le damos una salida, sabemos que más gente va a morir", declaró el asesor en Al Baida, una ciudad costera en el este de Libia controlado por los rebeldes.