Tripoli. Rebeldes luchaban este domingo por segundo día contra las tropas leales al líder libio Muammar Gaddafi en la ciudad de Zawiyah, en combates que acercaron la revuelta contra el gobierno a unos kilómetros de la capital.

Un portavoz de los rebeldes en la ciudad dijo que 13 insurgentes y civiles murieron en combates este sábado, y la carretera principal que lleva a la vecina Túnez -una línea de suministro que ha mantenido el país operando pese a las sanciones- estaba cerrada.

Zawiyah fue escenario de batallas en febrero y marzo.

Las fuerzas de Gaddafi sofocaron esa rebelión y usaron excavadoras para aplastar la mezquita central de la ciudad. Pero este sábado, reporteros cercanos de Reuters dijeron que la lucha había estallado de nuevo.

"La situación es mala, muy mala", dijo a Reuters este domingo un portavoz rebelde, quien se identificó como Ibrahim, por teléfono desde Zawiyah, que se ubica unos 50 kilómetros al oeste de Trípoli.

"Feroces combates tienen lugar ahora. Las brigadas (pro Gaddafi) han estado recibiendo refuerzos (...) Hay muchos francotiradores en techos de edificios y mezquitas. Son principal la amenaza para los residentes", indicó.

El portavoz agregó que la carretera costera que une a la capital Trípoli con Túnez se encontraba cerrada.

"Las brigadas (del gobierno) controlan el lado este del camino mientras los revolucionarios controlan el lado oeste", señaló. "Hubo 13 mártires, incluyendo un niño de 7 años, en las luchas de ayer", aseveró.

Aparente avance de revuelta. Los relatos sobre Zawiyah no pudieron ser verificados en forma independiente porque los periodistas no pudieron llegar a la ciudad.

Funcionarios de Trípoli dicen que no se han producido combates tan intensos en Zawiyah, y que sólo hubo pequeños grupos de rebeldes que llegaron ahí para "causar problemas".

La derrota de la rebelión previa en Zawiyah marcó la restauración del control de Gaddafi sobre Libia occidental tras las primeras semanas caóticas, cuando la gente de todo el país del norte de Africa se levantó contra su gobierno de cuatro décadas.

Tres meses después, el balance de fuerzas parece haber cambiado, dado que Gaddafi está bajo la presión de sanciones, deserciones de su entorno y ataque aéreos de la OTAN, que ha estado bombardeando su complejo Bab al-Aziziyah en la capital.

Gobiernos occidentales creen que sólo es cuestión de tiempo antes que su gobierno colapse, ya que los rebeldes están ampliando las zonas que controlan alrededor de Misrata, una ciudad al este de Trípoli, y en la región de las montañas occidentales.

Un portavoz rebelde en Zintan, ubicada en la zona de montañas en poder de los rebeldes al sur-oeste de Trípoli, dijo que las fuerzas de Gaddafi estaban montando un bombardeo con artillería pesada.

"Ellos (las fuerzas pro Gaddafi) lanzaron un ataque amplio a las 07.00 horas de esta mañana, con morteros y cohetes Grad", dijo a Reuters un portavoz llamado Abdulrahman, desde Zintan.