Gaza. Israel dio muerte este sábado a otros cinco militantes en la Franja de Gaza, incrementando el número de fallecidos a 15 en dos días, mientras decenas de cohetes disparados desde el pequeño territorio palestino cayeron en el Estado judío y dejaron al menos seis heridos, dijeron funcionarios.

En el ataque israelí más reciente, un militante fue muerto en un vehículo cerca de la frontera de Gaza con Egipto.

Más temprano, cazas israelíes dieron muerte a dos militantes que se desplazaban en motocicleta y a otros dos en un ataque antes del amanecer, dijeron funcionarios en Gaza.

El sonido de las explosiones y de los cohetes reverberaba por toda la franja costera y partes del sur de Israel en la madrugada de este sábado y el ministro de Defensa israelí, Ehud Barak, dijo que los ataques aéreos continuarán.

"Esta ronda en la Franja (de Gaza) está lejos de haber terminado", manifestó a la prensa durante una visita al sur del país, donde se ha dicho a cerca de medio millón de israelíes que se no salgan de sus viviendas y mantengan abiertos los refugios antibombas.

Seis personas en el sur de Israel han resultado heridas por cohetes lanzados desde Gaza y uno de ellos se encontraba grave.

El recrudecimiento de la violencia en Gaza es el peor desde octubre y una mayor escalada podría amenazar con un conflicto más amplio que podría complicar los esfuerzos occidentales por detener el derramamiento de sangre en la región, incluyendo a Siria.

Los grupos militantes en la franja que controla Hamas prometieron venganza por las muertes. Según el Ejército israelí, al menos 70 cohetes han sido disparados sobre Israel desde este viernes, entre ellos 10 proyectiles Grad de largo alcance eliminados por el sistema de interceptación de misiles "Cúpula de hierro".

Llamados al cese del fuego. El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, dijo a funcionarios locales en ciudades que han sido blanco de agresiones que el Estado judío "seguirá atacando a todos los que planeen atacar a ciudadanos israelíes". También prometió entregar baterías adicionales de defensa antimisiles.

La Jihad Islámica y los Comités de Resistencia Popular (CRP) se atribuyeron la autoría de la mayoría de los lanzamientos de cohetes y granadas de mortero.

La escalada de la violencia originó llamados a cese del fuego de la Unión Europea, de la Autoridad Nacional Palestina con sede en Cisjordania y de Egipto, cuyo tratado de paz con Israel fue probado por el derrocamiento de Hosni Mubarak el año pasado.

La jefa de Asuntos Exteriores de la Unión Europea, Catherine Ashton, manifestó su preocupación por los hechos de violencia. "Llamo a todas las partes a restablecer la calma", dijo en un comunicado.

Hamas, un grupo con apoyo iraní que se niega a reconocer a Israel, no se atribuyó la autoría de ninguno de los lanzamientos y no se informó de la muerte de ningún civil en Gaza, unos factores que podrían frenar la escalada de la violencia.

Sin embargo, Israel considera a Hamas responsable de cualquier ataque lanzado desde el territorio.

Alrededor de media docena de los 16 palestinos heridos han sido identificados por los médicos como civiles.

Hamas tomó el control de Gaza tras expulsar al movimiento Al Fatah del presidente palestino, Mahmoud Abbas, en un golpe violento en 2007, dos años después de que Israel se retirara del pequeño territorio capturado en la Guerra de los Seis Días de 1967.