La violencia es un flagelo que sigue azotando a las mujeres en Honduras.

De acuerdo a cifras oficiales, unas 46 mujeres son asesinadas al mes en Honduras, siendo el litoral Atlántico la zona con mayor incidencia de crímenes contra las féminas.

Solo el fin de semana recién pasado, nueve personas de sexo femenino fueron acribilladas o degolladas en la región norte de Honduras.

La comisaria Fátima Ulloa, de la subdirección de Delitos Especiales de la Dirección Nacional de Investigación Criminal (DNIC), argumentó que aunque aún no se han determinado las causas de los asesinatos registrados entre viernes y domingo, en su mayoría los crímenes contra mujeres están ligados al narcotráfico y crimen organizado.

Ulloa instó a los familiares de las víctimas a cooperar con las autoridades policiales para resolver los casos, pues "estos casos muchas veces quedan en la impunidad por el olvido de los familiares".

"Necesitamos que los familiares se acerquen, que los esposos, las madres, cualquier persona que tenga información sobre algún crimen, se acerque a nuestras oficinas y nos pueda ayudar a dilucidar este problema".

Sin embargo, organizaciones no gubernamentales que operan en Honduras estiman que 70 por ciento de los homicidios de mujeres quedan en la impunidad.

Merlin Eguigure del movimiento feminista Visitación Padilla, deploró que las unidades de investigación señalen la vinculación delincuencial como el principal móvil de los femicidios, "como si fuera una razón válida para asesinar a una mujer".

Según el Comisionado Nacional de los Derechos Humanos (Conadeh), al menos 3,018 mujeres murieron en forma violenta en Honduras entre el 2002 y junio del 2012.