Bello. Socorristas recuperaron este lunes 24 cadáveres de hasta 124 personas que habrían muerto sepultadas por un alud de tierra que cubrió un barrio de una ciudad del noroeste de Colombia, en la peor tragedia por las lluvias que azotan al país, informaron las autoridades.

El gigantesco deslave se registró el domingo en el barrio La Gabriela, construido sobre la ladera de una montaña en el municipio de Bello, en el departamento de Antioquia, cerca a la ciudad de Medellín.

El instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales de Colombia, pronosticó que las lluvias ocasionadas por La Niña se extenderán hasta marzo.

Inicialmente las autoridades reportaron 145 personas desaparecidas, pero con el paso de las horas la cifra se redujo debido a que en algunos casos existía doble registro.

Colombia afronta lo que el gobierno calificó como la peor tragedia natural en su historia ocasionada por las lluvias, que han dejado más de 190 muertos, 248 heridos y 1,5 millones de damnificados en lo que va del año.

"Tenemos 124 personas desaparecidas, de esas 124 hasta este momento se han recuperado 24 cadáveres", dijo el secretario de Gobierno de Bello, Diego Muñoz.

Socorristas de la Cruz Roja y Defensa Civil con picas y palas, así como con el apoyo de perros y retroexcavadoras avanzan lentamente en la búsqueda de las víctimas en medio de un inmenso lodazal que sepultó por lo menos 45 viviendas de un barrio obrero.

Decenas de personas, familiares de personas reportadas como desaparecidas, se sumaron a las labores de búsqueda y rescate.

De confirmarse la cifra de 124 víctimas fatales, se trataría de la peor tragedia natural ocasionada por las lluvias en Colombia en los últimos años.

Drama de sobrevivientes. Orfanely Madrigal, una ama de casa que perdió en el alud a 12 de sus familiares, miraba impotente la lenta remoción de lodo con la esperanza de que algunos de los cadáveres de sus seres queridos sea rescatado.

"Yo presentía esta tragedia y a mi mamá le había dicho que el sector estaba en alto riesgo pero nunca me creyó", dijo la mujer en medio del llanto.

"Perdí más de la mitad de mi familia, perdí mi madre, cuatro hermanos, mis sobrinitos y mis niñas de 13 y 10 años", relató la mujer.

Estado de emergencia. El gobierno del presidente Juan Manuel Santos se dispone a declarar un estado de emergencia que le permita apropiar recursos fiscales para atender el caos provocado por los deslaves e inundaciones en el país sudamericano.

A comienzos de noviembre el gobierno declaró la calamidad pública en 28 de los 32 departamentos para atender la emergencia por lluvias ocasionadas por el fenómeno de La Niña.

Los deslaves e inundaciones han destruido carreteras y puentes, por lo que varias regiones del país permanecen incomunicadas por vía terrestre.

El instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales de Colombia, pronosticó que las lluvias ocasionadas por La Niña se extenderán hasta marzo, justo cuando se inicia la temporada habitual de precipitaciones, por lo que los próximos seis meses continuará la emergencia.

Los expertos temen un fuerte impacto de las lluvias sobre la producción agrícola del país, incluyendo la cosecha de café, así como sobre la deficiente infraestructura de carreteras de la nación exportadora de petróleo, carbón y ferroníquel.