México. Las autoridades mexicanas encontraron la madrugada de este miércoles el material radiactivo de baja peligrosidad robado el 8 de junio pasado en el municipio de Tultitlán, en el central Estado de México, informaron fuentes oficiales.

El aparato que contiene dos fuentes radiactivas, cesio-137 y americio/berilio, fue "identificado" y "retirado del lugar" para su "resguardo definitivo sin afectación a población", dijo el coordinador de Protección Civil, Luis Felipe Puente, a través de Twitter.

La máquina, un medidor de compactación de suelos, fue abandonada al lado de un canal de aguas negras y recuperada por personal de Protección Civil en un operativo en el que también participaron policías federales, estatales y militares, apuntó.

De acuerdo con las autoridades, no hay indicios de que el artefacto haya sido manipulado, sin embargo será analizado por los expertos da la Comisión Nacional de Seguridad Nuclear y Salvaguardias (CNSNS).

Protección Civil levantó la alerta que había emitido la semana pasada en 11 estados del país y el Distrito Federal para poner en marcha los protocolos de búsqueda y localización del aparato.

El medidor de compactación, que tenía las etiquetas que advertían de las fuentes radiactivas, fue robado el 8 de junio pasado por un grupo armado junto a diversas herramientas y materiales de construcción en una bodega de la empresa Laboratorio Nacional de la Construcción.

De acuerdo con los expertos de la CNSNS, las dos fuentes radiactivas del aparato tienen poca potencia y escasa probabilidad de generar daños a la población.