Trípoli. Soldados rebeldes dijeron que la región del este de Libia se había liberado de Muammar Gaddafi, quien según indicaron testigos está usando tanques, aviones de guerra y mercenarios para luchar contra crecientes manifestaciones en contra de su gobierno.

Explosiones esporádicas podían oírse en la ciudad oriental de Tobruk, según indicaron residentes a un corresponsal de Reuters, la última señal de que el mandato de 41 años por parte de Gaddafi sobre la nación productora de gas y crudo se estaba debilitando.

"Todas las regiones orientales están fuera del control de Gaddafi ahora (...) La gente y el ejército están juntos aquí", señaló el ahora mayor retirado de la armada Hany Saad Marjaa.

En Trípoli, residentes señalaron a Reuters que no había presencia de fuerzas de seguridad visibles en las calles.

Con las luchas intensificándose en todo el país, los partidarios de Gaddafi comenzaron a dividirse y algunos embajadores dimitieron, llamando a la renuncia del líder.

El ministro de Justicia libio dimitió en protesta por el uso de la violencia y un grupo de oficiales del Ejército llamaron a los soldados a "unirse al pueblo", mientras que dos pilotos de alto rango de la Fuerza Aérea desertaron a la cercana Malta.

La violencia desató una revuelta también entre los diplomáticos libios. El embajador del país en India, Ali al-Essawi, renunció a causa de la represión y dijo a Reuters que mercenarios africanos fueron reclutados para ayudar a sofocar las manifestaciones.

"La caída de Gaddafi es el imperativo del pueblo en las calles", declaró.

(Con información de Reuters)