Santiago de Chile. Este miércoles, la primera edición de los Premios FAO España distinguirá la labor de la Iniciativa América Latina y Caribe sin Hambre (http://www.rlc.fao.org/es/iniciativa) en el combate a la subnutrición, en una ceremonia presidida por la Reina Sofía de España.

Los Premios FAO España, son impulsados por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, FAO, (http://www.fao.org/),  y la Obra Social 'la Caixa' (http://obrasocial.lacaixa.es/), y reconocen el trabajo de personas, instituciones, medios de comunicación y proyectos en la lucha contra el hambre que afecta a 52,5 millones de latinoamericanos y caribeños.

"Para nosotros es un enorme honor que la Iniciativa reciba este premio. Es un reconocimiento a los esfuerzos que hacen cada uno de los países para mejorar la seguridad alimentaria y erradicar el hambre de la región para el 2025", indicó el coordinador del Proyecto de Apoyo a la Iniciativa, Ricardo Rapallo.

Al acto asistirán el director general, José Graziano da Silva, (http://www.fao.org/about/director-gen/biography/es/) de la FAO, y el presidente de 'la Caixa', Isidro Fainé.

Un compromiso regional. La Iniciativa América Latina y Caribe sin Hambre es un compromiso de los países y organizaciones de la región, apoyado por la Organizaciónde las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, para contribuir a crear las condiciones que permitirán erradicar el hambre de forma permanente.

Nació en el año 2005 y tiene como meta específica la reducción de la incidencia de la desnutrición crónica infantil por debajo del 2,5 %,en todos los países de la región al año 2025.

En el marco de la Iniciativa hay 31 proyectos FAO que están ayudando a los países a mejorar sus capacidades para garantizar la seguridad alimentaria de sus ciudadanos, a revitalizar las zonas rurales, y activar a la agricultura familiar.

A esto hay que sumar las propias acciones de los gobiernos y parlamentarios de la región, enmarcadas en la Iniciativa, que, desde el nacimiento de este compromiso en 2005, se han traducido en acciones legislativas como el reconocimiento explicito del Derecho a la Alimentación en las constituciones de seis países, además de laaprobación de leyes nacionales de seguridad alimentaria en siete países.