Viena. El organismo supervisor nuclear de la ONU tiene previsto publicar pronto un reporte que abordaría las dimensiones militares en las actividades nucleares de Irán, sin decir explícitamente que está intentando desarrollar bombas atómicas, según diplomáticos occidentales.

La resistencia de Rusia y China podría frustrar cualquier iniciativa de Occidente para utilizar el reporte de la Agencia Internacional de Energía Atómica (IAEA por su sigla en inglés) para imponer nuevas sanciones de Naciones Unidas a Irán, un importante productor de petróleo.

Moscú y Pekín señalaron la semana pasada su preocupación porque la publicación del documento pueda afectar los esfuerzos diplomáticos por resolver la disputa nuclear.

En cambio, los enviados occidentales creen que el reporte -al que caracterizan como incriminatorio para Irán- ejercerá más presión sobre el país para que limite su trabajo nuclear sensible y lidie con los temores internacionales acerca de sus objetivos.

"Estamos a favor de un reporte fuerte", dijo un funcionario occidental. "La IAEA tiene un montón de información que permitiría a la agencia llegar a conclusiones claras sobre el tema de las posibles dimensiones militares" del programa nuclear de Irán, agregó.

Las diferentes posturas muestran las divisiones entre las seis grandes potencias involucradas en la búsqueda de una solución diplomática a la prolongada disputa por el trabajo nuclear iraní: Estados Unidos, Alemania, Francia, Gran Bretaña, China y Rusia.

Las potencias occidentales creen que Irán está intentando desarrollar armas nucleares de manera encubierta, aunque Teherán niega la acusación y asegura que sólo está enriqueciendo uranio para suministrar a sus reactores.

Diplomáticos occidentales dicen que Rusia y China podrían no estar dispuestos a apoyar una medida para volver a referir a Irán ante el Consejo de Seguridad de la ONU, en base al reporte de la agencia, en una reunión de la junta directiva de 35 naciones de la IAEA a mediados de noviembre.

"El seguimiento al próximo reporte (de la IAEA) va a ser crítico, pero no necesariamente debe implicar una nueva resolución del Consejo de Seguridad de la ONU", opinó el analista Peter Crail, de la Asociación de Control de Armas, con sede en Washington.

"Si los detalles en el reporte apuntan a un trabajo para desarrollar una ojiva nuclear, los miembros de la junta deberán adoptar una resolución que al menos condene esas actividades y exija a Irán que coopere con la investigación de la IAEA", agregó.

Los líderes de la Unión Europea advirtieron a Irán el domingo que podría enfrentar sanciones más duras si no responde a las sospechas en torno a sus actividades nucleares.

Dos días antes, la jefa de Política Exterior de la UE, Catherine Ashton, dijo a Teherán que las conversaciones podrían reanudarse pronto si la república islámica está dispuesta a "comprometerse seriamente en discusiones significativas".