París. Un total de 66 periodistas murieron en todo el mundo en el 2011, muchos de ellos cubriendo las revoluciones árabes, la delincuencia de las pandillas en México o disturbios políticos en Pakistán, dijo el jueves Reporteros sin Fronteras (RSF).

Diez periodistas murieron en Pakistán, la mayoría de ellos asesinados, lo que convirtió al país en el más peligroso para cubrir noticias por segundo año consecutivo.

Con las manifestaciones pro-democracia provocando represalias violentas por parte de gobiernos árabes, el número de periodistas muertos en Oriente Medio se duplicó hasta 20 este año.

Un número similar fueron asesinados en América Latina, donde la violencia criminal fue generalizada, dijo en un comunicado RSF, con sede en París.

Unos 1.044 periodistas fueron arrestados este año -casi el doble que la cifra del 2010- debido en gran parte a la "primavera árabe", así como a protestas callejeras en países como Grecia, Bielorrusia, Uganda, Chile y Estados Unidos.

"Desde la plaza de Tahrir de El Cairo hasta Juzdar en el suroeste de Pakistán, desde Mogadiscio a las ciudades de Filipinas, los riesgos de trabajar como periodista en tiempos de inestabilidad política se pusieron de relieve más que nunca en 2011", dijo RSF.

China, Irán y Eritrea siguieron siendo las mayores prisiones para los medios, dijo, sin especificar cuántos periodistas estaban allí en la cárcel.

Los 10 puntos que RSF considera los más peligrosos para los periodistas incluyeron Abiyán, la capital económica de Costa de Marfil, donde al menos dos periodistas fueron asesinados en la violencia electoral, y la plaza de Tahrir de El Cairo, donde los reporteros fueron atacados sistemáticamente por partidarios del presidente egipcio, Hosni Mubarak, antes de que dejara el cargo en febrero.

Los puntos calientes de la "primavera árabe" Deraa, Homs y Damasco, en Siria, la plaza del Cambio en Saná, capital de Yemen, y el bastión de los rebeldes libios de Misrata también estuvieran en la lista.

El año pasado, 57 periodistas fueron asesinados por su trabajo en todo el mundo. El peor año de la última década para los periodistas fue el 2007, cuando la guerra en Irak elevó el número total hasta 87.