Sabinas. Las tareas para rescatar a un grupo de mineros atrapados en una mina de carbón en el norte de México se reanudaron el miércoles sin muchas esperanzas de hallar sobrevivientes, luego de que en la víspera se recuperaran cinco cadáveres, dijeron las autoridades.

Una pequeña mina de carbón ubicada en la localidad de Sabinas, en el norteño estado de Coahuila, sufrió una fuerte explosión en la mañana del martes, dejando a 14 mineros atrapados bajo tierra.

Las tareas de rescate eran difíciles por la generación de gas grisú, que contiene principalmente metano y que está presente en el carbón.

El secretario del Trabajo, Javier Lozano, dijo que eran "nulas" las esperanzas de encontrar sobrevivientes, pero que continuarían los trabajos para extraer todos los cuerpos.

"Son cinco personas las que hemos encontrado sin vida (...) Nos dicen los expertos que no hay posibilidades después de un accidente de esta naturaleza", señaló a Radio Fórmula.

Afuera de la mina, familiares lloraban por los muertos y algunos estaban furiosos contra los propietarios de la mina, de la empresa Binsa, después de que Lozano dijera que estaba funcionando de manera irregular y en condiciones precarias.

La mina de Sabinas es una de las muchas pequeñas de carbón localizadas en Coahuila. No se trata de un gran complejo minero y tiene un tiro vertical con pequeños túneles.

Minas a pequeña escala, sobre todo en Coahuila, se sostienen especialmente por la venta de carbón a la gubernamental Comisión Federal de Electricidad (CFE).

En el 2006, una explosión en la mina de carbón Pasta de Conchos, de Grupo México, ubicada en la misma región, provocó la muerte de 65 mineros. Los cuerpos nunca pudieron ser recuperados a pesar de las protestas de familiares.