La faena de rescate de los 33 mineros chilenos atrapados desde el 5 de agosto en una mina del norte del país le costará al estado chileno $4.873 millones de pesos, equivalentes a unos US$10.100.000, según una estimación hecha por el fisco difundida por El Mercurio.

Aunque la mina San José es de capitales privados, el sector público chileno ha costeado desde los sondajes, excavaciones y el empleo de dos de las tres máquinas perforadoras, hasta la alimentación de los brigadistas y la instalación de un hospital de campaña, entre muchas otras faenas asociadas al salvataje de los trabajadores atrapados a cerca de 700 metros de profundidad, los cuales podrían comenzar a ser sacados del subsuelo este miércoles.

El Mercurio detalló que la perforadora Strata 950 (Plan A) demanda entre US$3.000 y US$5.000 por cada metro cavado, por lo que para cubrir la distancia exigida el gobierno debería pagar hasta US$3.500.000.

Tanto por ésta como por la RIG 421 (Plan C) el dinero saldrá de la cuenta del erario nacional.

En el caso de la T-130 (Plan B), que fue la que hizo contacto con el refugio donde permanecen los mineros, el costo va a ser asumido por la minera Collahuasi, que la había contratado previamente para sus faenas. Según las estimaciones, por ella la empresa pagaría unos US$2.000.000.

El total de los costos haría que éste sea el rescate más caro de la historia del país y aún hay poca claridad respecto a si los dueños del yacimiento pagarán por el trabajo.