Equipos de rescate que trabajan en el suroeste de China intentaban este sábado llegar a comunidades remotas afectadas por dos sismos consecutivos que causaron la muerte de al menos 89 personas y dañaron miles de edificios, reportaron medios estatales.

Temblores de magnitud 5,6 que se produjeron a escasa profundidad sacudieron este viernes en una zona pobre y montañosa del país con reducida infraestructura y red de comunicaciones. La cifra de víctimas fatales podría subir mientras llegan informes desde zonas aisladas, indicó la agencia estatal Xinhua.

Los sismos provocaron cortes de electricidad y desprendimientos que bloquearon carreteras, complicando las tareas de rescate. Los equipos de emergencia se enfrentaban además a la lluvia, que según los pronósticos durará otros tres días.

La cadena de televisión estatal mostró imágenes de muros desmoronados y carreteras llenas de escombros y piedras.

Más de 200.000 personas en la provincia de Yunnan fueron reubicadas después de que los sismos derrumbaran más de 6.600 casas y dañaran miles de edificios. Hasta 740.000 personas se han visto afectadas en los seis condados más golpeados de Yunnan, según autoridades.

En la vecina provincia de Guizhou, más de 11.700 casas resultaron dañadas y casi 28.000 personas se vieron afectadas, según autoridades y la agencia estatal de noticias.

Con frecuencia, los edificios en las zonas menos desarrolladas de China se construyen con pocos miramientos por la normativa, lo que los hace sumamente vulnerables a los temblores.

Xinhua dijo que más de 800 personas habían resultado heridas.

La mayoría de las víctimas procedían del condado de Yiliang, en la provincia de Yunnan, cerca del epicentro.

El primer ministro Wen Jiabao celebró una reunión de emergencia en su avión camino de la zona del desastre este viernes por la noche. Llegó a Yiliang justo antes de medianoche y pasó la madrugada visitando a los sobrevivientes de los sismos en pueblos y hospitales, señaló la agencia china.

Los temblores se registraron cerca de la frontera de las provincias de Yunnan y Guizhou, el primero a las 11.19 hora local (0319 GMT) y el segundo casi dos horas después, informó el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS por su sigla en inglés).

Los epicentros detectados a menos de 70 kilómetros de la superficie están considerados como poco profundos y pueden causar daños significativos, aunque registren magnitudes menores.

En 2008, unas 87.600 personas murieron en la provincia suroeste de Sichuan tras un terremoto de magnitud 7,8. Muchas de las víctimas murieron en las ruinas de casas y escuelas construidas sin refuerzos de acero adecuados.