Abuya. Los dos hombres europeos tomados como rehenes en el norte de Nigeria fueron acribillados en los servicios higiénicos al inicio de un fallido intento de rescate lanzado por fuerzas locales y británicas, de acuerdo al relato de la esposa de uno de los guardias contratados por los captores.

El británico Chris McManus y el italiano Franco Lamolinara fueron secuestrados en mayo pasado mientras trabajaban para una constructora en el noroeste de Nigeria. Sus captores los mataron el 8 de marzo tras un enfrentamiento a balazos tras la redada de fuerzas británicas y nigerianas.

El cuerpo de Lamolinara fue enviado este sábado a Roma y recibido con honores por el ministro de Justicia. Fue llevado a un hospital para que se le practicase una autopsia.

La testigo, identificada como Hauwa, dijo que las balas entraron en la habitación donde ella estaba con su esposo, dándole muerte a éste último.

"Después de eso, salieron unos seis hombres de la casa con los dos rehenes", dijo. "Entraron en nuestra ala del complejo, metieron a los prisioneros al baño y les dispararon", agregó.

La mujer dijo no saber que los rehenes estaban en el recinto. Afirmó que los mantenían en la casa principal, donde se le tenía prohibida la entrada.

Las autoridades nigerianas han detenido a cinco militantes islamistas sospechosos de participar en el secuestro. Dos fueron arrestados antes del intento de rescate y los otros tres fueron detenidos durante la redada.

Hauwa indicó que estuvo viviendo por cuatro meses en el recinto después de que su esposo obtuviera un empleo ahí como guardia. Dijo que la gente que usaba la vivienda principal llegaba en la noche y que salían temprano en la mañana.

Roce diplomático. Este viernes surgió una disputa diplomática entre Londres y Roma porque Gran Bretaña no informó al Gobierno italiano antes de emprender la misión de rescate.

Este sábado, medios italianos criticaron a Gran Bretaña por considerar que veía a Italia como un aliado poco confiable y de segunda clase, puesto que no consultó a Roma antes de lanzar la misión. Políticos italianos demandaron que Londres ofrezca una explicación precisa de lo que pasó exactamente.

"Este es un episodio turbio que debe ser absolutamente aclarado", dijo Massimo D'Alema, ex primer ministro y líder de la comisión del Parlamento sobre seguridad nacional.

"El Gobierno italiano debería haber sido notificado a tiempo y no con posterioridad al hecho", dijo.

El primer ministro británico, David Cameron, dijo que los rehenes fueron asesinados por sus captores durante una misión de rescate en la que participaron fuerzas especiales nigerianas y británicas. Su Gobierno confirmó que los italianos no fueron informados hasta después del inicio de la operación.