Rusia no ha llegado a ningún acuerdo para dar asilo al presidente sirio Bashar al-Assad y "ni siquiera está pensando" en hacerlo, dijo el sábado su ministro de Exteriores, Sergei Lavrov.

"Hemos dicho públicamente más de una vez que ni siquiera estamos pensando en ello", dijo Lavrov cuando se le preguntó sobre informaciones de medios que decían que Rusia estaba preparada para ofrecer asilo a Asad.

"Ni hay acuerdo, ni pensamiento sobre esta cuestión", dijo Lavrov a periodistas en un vuelo a Moscú desde la localidad turística de Sochi, en el Mar Negro, donde él y el presidente Vladimir Putin se reunieron con el ministro de Exteriores de Japón.

"Todo esto es una provocación de aquellos que quieren echar la culpa de todo lo que está pasando a Siria, a nosotros y a China".

Lavrov reiteró las declaraciones de Putin y otras autoridades rusas de que Moscú no tiene una relación especial con el gobierno sirio, sugiriendo que podría tener más sentido que alguna nación occidental lo acoja.

"No somos ni hemos sido amigos íntimos del régimen sirio. Sus mejores amigos están en Europa, y si alguien quiere resolver este tema de esa manera, vamos a pensar en sus capacidades".

Rusia ha dicho que no está apoyando a Assad y que aceptaría su salida del poder en una transición política decidida por el pueblo sirio, pero que su salida tiene que ser una condición previa y que no debe ser expulsado por fuerzas extranjeras.