Moscú. El Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia citó este viernes a varios diplomáticos occidentales de alto rango para informarles sobre las medidas en represalia que está tomando como parte de la disputa generada por el envenenamiento de un exespía ruso y su hija en Reino Unido.

Rusia anunció el jueves que expulsará a 60 diplomáticos estadounidenses y que echaría a decenas de enviados de otros países que se sumaron a las críticas de Londres y Washington por el envenenamiento de Sergei Skripal y de su hija, en un hecho en el que niega haberse involucrado.

Este viernes, funcionarios de embajadas de Francia, Alemania, Italia, Polonia, Holanda, Croacia, Bélgica, Ucrania, Suecia, Australia y la República Checa, entre otros, llegaron en sus vehículos oficiales al Ministerio de Relaciones Exteriores situado en Moscú.

El consulado de Finlandia dijo que Rusia había expulsado a un diplomático finlandés, mientras que el Gobierno italiano informó sobre la salida de territorio ruso de dos de sus enviados.

El ministerio ruso dijo en un comunicado que citó a los representantes de "varios países que han tomado acciones hostiles contra Rusia en solidaridad con Reino Unido debido al asunto de Skripal".

"A los enviados se les entregarán notas de protesta y se les informará sobre las medidas en respuesta que tomará Rusia", indicó.

Estados Unidos y numerosas naciones occidentales decidieron expulsar a más de 100 diplomáticos rusos y Moscú ha afirmado que sus propias medidas en represalia reflejarán las acciones que fueron tomadas en su contra.

Laurie Bristow, el embajador británico, también fue citado por el ministerio ruso el viernes, pero declinó emitir comentarios sobre las discusiones cuando abandonó el edificio gubernamental.