París. El presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, dijo este viernes que luchará por proteger al euro, en medio de las dificultades de sus socios que enfrentan una crisis de deuda, y prometió cumplir con los compromisos de Francia de mejorar sus propias finanzas.

En su tradicional mensaje de año nuevo, Sarkozy descartó de plano toda posibilidad de que Francia deje el euro, lo que advirtió que tendría consecuencias nefastas para toda Europa.

"No les crean, queridos compatriotas, a quienes sugieren que debiéramos dejar el euro (...) El fin del euro sería el fin de Europa", afirmó Sarkozy.

"Lucharé con todas mis fuerzas contra este retroceso que desharía 60 años de construcción europea que trajeron paz y fraternidad al continente", agregó.

Sarkozy agregó que no dejaría que Francia sufra una crisis de deuda como las que enfrentaron otros países europeos este año y prometió seguir con sus planes para devolverle la salud a las finanzas públicas.

"Los países que vivieron con más de lo tenían, sin pensar en el mañana, pagaron un alto precio. Mi deber primario es proteger a Francia de esta posibilidad", dijo Sarkozy.

Se espera que el déficit estatal de Francia llegue al 7,7% del Producto Interno Bruto (PIB) en el 2010 y el gobierno apunta a reducir esa brecha a fines del 2011 como una primera fase de un plan que busca reducirla al límite de la Unión Europea del 3% en el 2013.

De acuerdo al gobierno, la deuda pública francesa alcanzará un máximo del 87,4% del PIB en el 2012 antes de que comience a reducirse en el 2013, cuando se espera que llegue al 86,8%.

"Francia mantendrá (...) sus compromisos de balancear sus finanzas", dijo Sarkozy.

El presidente, que lucha con bajas tasas de aprobación popular, dijo que seguirá adelante con su agenda de reformas en el 2011 pese a las próximas elecciones presidenciales del 2012.

En el discurso, Sarkozy defendió la impopular reforma a las pensiones, que elevó la edad mínima para jubilarse en dos años, a 62 años.

"Nuestro sistema de jubilación está protegido de la inevitable quiebra que nos amenazaba si no hacíamos nada", agregó.