Roma. Las existencias de alimentos en Libia están agotadas y la cadena de suministro ha quedado interrumpida, dijo este miércoles el Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas, pidiendo ayuda humanitaria urgente para este país asediado por las revueltas.

En respuesta a la situación crítica que vive el norte de África, el PMA está lanzando una operación de emergencia por 38,7 millones de dólares (28 millones de euros) para proporcionar asistencia alimentaria a 2,7 millones de personas en Libia, Egipto y Túnez, dijo el organismo en un comunicado.

"Estamos estudiando una operación de emergencia de tres meses que ayudará a respaldar las redes de seguridad alimentaria en Egipto y Túnez y comprará también alimentos de la región para ayudar a que comience de inmediato la recuperación", dijo el director ejecutivo del PMA, Josette Sheeran, tras visitar la frontera egipcia.

Según los planes de contingencia, el PMA ha redirigido los envíos de trigo y harina a la frontera tunecina y al puerto libio de Bengasi, donde estará disponible para cubrir las necesidades inmediatas que puedan surgir, dijo la agencia.