Santiago.
Centenares de chilenos hacían fila este martes para ver y fotografiar la cápsula en la que emergieron 33 mineros después de pasar dos meses bajo tierra, mientras el gobierno evaluaba el futuro del dispositivo, símbolo de la exitosa e inédita operación de rescate.

La cápsula Fénix 2 será exhibida por entre siete y diez días en una plaza frente al palacio de gobierno, en la capital, y su futuro podría estar en un museo sobre minería que se construiría en el norte del país.

Unas 300 personas esperaban tomar fotos a la cápsula de casi 450 kilogramos de peso a la que pueden acercarse a pocos centímetros, pero no tocarla por cuestiones de seguridad.

En la fila había muchos oficinistas y también se veían a adultos con niños, muchos de los cuales llevaban cascos de mineros con pequeñas banderas de Chile y leyendas sobre "los 33", que quedaron sepultados en una caverna oscura y húmeda a 700 metros de profundidad.

"Sentimos que esto es parte de la historia de Chile (...) Mientras quede definido el lugar que va a quedar (la cápsula) para la historia decidimos compartirla con todos los chilenos", dijo este martes el ministro del Interior chileno, Rodrigo Hinzpeter.

Tras su estadía en Santiago, la cápsula comenzará una "gira" por las principales ciudades del país. Se espera que su destino final sea un museo de la minería que podría construirse en Copiapó, ciudad cercana al emplazamiento de la mina San José, donde los mineros estuvieron atrapados.

"Probablemente vamos a construir un museo de la minería y que este rescate ocupe un lugar importante (...) Podría crearse un circuito con el museo y un tour por la mina San José", destacó Hinzpeter.

Los mineros quedaron atrapados por un derrumbe el 5 de agosto y permanecieron incomunicados hasta que una sonda dio con ellos 17 días después. Conmovieron al mundo con un mensaje escrito de puño y letra en el que anunciaron que estaban vivos.

Antes de que el público tuviera acceso a la cápsula en que los hombres fueron izados al exterior se desarrolló un acto con varios ministros. Incluso la portavoz del gobierno ingresó al artefacto y otro ministro la dejó encerrada por algunos segundos, lo que generó risas entre los funcionarios.