Damasco. Las protestas se extendieron este lunes al sur de Siria, con cientos de personas manifestando contra el Gobierno en la ciudad de Jassem, dijeron activistas, pero las autoridades no utilizaron la fuerza para sofocar las últimas movilizaciones.

Fuerzas de seguridad mataron a cuatro civiles en protestas que surgieron la semana pasada en la ciudad de Deraa, en el desafío más serio al gobierno del presidente Bashar al-Assad desde que el funcionario de 45 años reemplazó a su padre hace onde años.

"Esto es pacífico, pacífico. Dios, Siria, libertad", cantaban los manifestantes en Jassem, una localidad agrícola ubicada 30 kilómetros al oeste de Deraa.

Las autoridades adoptaron tácticas menos duras y eligieron no intervenir contra las protestas que exigían libertad y un final a la corrupción y represión, pero no el derrocamiento de Assad. El gobernante Partido Baath ha prohibido a la oposición y ha gobernado con leyes de emergencia desde 1963.

En Deraa, cientos de miembros de las fuerzas de seguridad uniformadas de negro y armadas con rifles de asalto AK-47 se alinearon en las calles, pero no enfrentaron a los miles de personas que marchaban hacia el funeral de Raed al-Kerad, un manifestante de 23 años asesinado en Deraa.

"Dios, Siria, libertad. La gente quiere derrocar a la corrupción", cantaban los manifestantes.

El lema es un juego de palabras con la consigna "la gente quiere derrocar al régimen", que fue el símbolo de las revoluciones que derribaron a los veteranos líderes en Túnez y Egipto y se expandieron por todo el mundo árabe.

Los participantes del funeral luego se congregaron en la mezquita al-Omari, en el barrio viejo de Deraa, cerca de la frontera con Jordania.

Soldados montaron puestos de control en las entradas de la ciudad y estaban solicitando documentos. El ministro de Justicia sirio, Mohamad Ahmad Younis, fue a la alcaldía de la ciudad en un esfuerzo para calmar los ánimos y abrir un dialogo con los manifestantes.

Fuerzas de seguridad abrieron fuego el viernes pasado contra civiles que participaban de una protesta pacífica en Deraa para exigir la liberación de 15 niños detenidos por escribir grafitis de protesta, libertades políticas y pedir un fin a la corrupción.

Las autoridades liberaron a los niños el lunes en una señal de que esperaban disminuir la tensión en la ciudad fronteriza, que presenció más protestas después de la ofensiva del viernes.