Tokio. Los trabajos para llevar energía eléctrica con la finalidad de restablecer el sistema de refrigeración en el reactor 3 de la central nuclear de Fukushima se reanudaron, informó la compañía Tokio Electric Power (Tepco), a fin de evitar una mayor catástrofe de contaminación radiactiva.

El terremoto de 9 grados en la escala de Richter sucedido el pasado 11 de marzo con el posterior tsunami que azotó las costas del noreste de Japón, afectó seriamente los reactores de la central nuclear con el riesgo de una explosión de sus núcleos, que contaminarían seriamente las isla nipona, si no son enfriados.

Los trabajos en el reactor 3 se suspendieron en la tarde del martes luego que se detectara humo gris, la única de las seis de la central que usa como combustible una peligrosa mezcla de uranio y plutonio para producir vapor de agua, que a su vez impulsa las turbinas que generan electricidad.

En la mañana de la víspera el humo gris ya no era visible, por lo que se reanudaron los trabajos para llevar electricidad que ponga en funcionamiento los sistemas de refrigeración.

Por su parte, la televisión japonesa NHK difundió imágenes de humo blanco que aparentemente emanaban de los reactores 1,2, 3 y 4.

Los primeros estragos de la radiación en Tokio que se encuentra distante a 250 kilómetros de Fukushima, ya empiezan a sentirse, el agua de la capital japonesa registra niveles de contaminación radiactiva peligrosa para los bebés, pero aún segura para los adultos.

En este escenario, el gobierno japonés anunció que distribuirá gratuitamente agua embotellada a las familias que tienen bebés, y advirtió que sería peligroso para los infantes beber agua de los caños.