Teherán. Las autoridades iraníes suspendieron la sentencia a muerte por lapidación de una mujer condenada por adulterio, informó este miércoles el ministerio de Relaciones Exteriores.

"El veredicto sobre los asuntos extramaritales se ha frenado y está siendo revisado", dijo el canciller Ramin Mehmanparast a la estatal Press TV.

El caso provocó indignación internacional y tensionó las relaciones entre Irán y Occidente.

Sakineh Ashtianí tiene 43 años, está acusada de adulterio y lleva cinco años encarcelada en la prisión de Tabriz, dijo El País.

Según su hijo Sajad Ashtianí, la mujer recibió 99 latigazos. 

(Con información de Reuters)