Washington. La secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, visitará Ucrania, Polonia, Armenia, Azerbaiyán y Georgia desde este 1 al 5 de julio, informó este viernes el Departamento de Estado, para promover la estabilidad en la inestable región del Cáucaso Sur.

En Kiev, Clinton se reunirá con el presidente ucraniano, Viktor Yanukovich, quien ha consolidado rápidamente el poder desde que asumió el cargo el 25 de febrero, llegó a un acuerdo estratégico con Rusia y declaró que la membresía de Ucrania a la OTAN estaba fuera de la agenda.

Su antecesor había apoyado el ingreso de la ex república soviética a la alianza occidental de seguridad de 28 miembros, una ambición que molestó a Rusia, que rechaza la expansión de la OTAN hacia sus fronteras.

Clinton luego asistirá a una reunión de la Comunidad de Democracias en Cracovia, un grupo intergubernamental que promueve las normas democráticas, y visitará Armenia y Azerbaiyán, enfrentados por la región de Nagorno-Karabakh.

Enfrentamientos, a veces fatales, surgen frecuentemente a lo largo de la frontera cerca de Nagorno-Karabakh, una pequeña región montañosa bajo control de armenios que lucharon una guerra separatista de seis años con apoyo de su vecina Armenia.

El sábado cuatro soldados armenios y un soldado azeri murieron en un intercambio de fuego cerca de la región.

Al anunciar el viaje de Clinton, el portavoz del Departamento de Estado, P.J. Crowley, dijo que Estados Unidos había "invertido una gran cantidad de energía" para tratar de resolver sus disputas.

Cerca de 30.000 personas murieron y 1 millón fueron desplazadas antes de alcanzar un cese al fuego en 1994, pero un acuerdo de paz nunca fue acordado y el pedido de independencia de los líderes de la etnia armenia no ha sido reconocido por ningún país.

La disputa entre Azerbaiyán, de mayoría musulmana, y Armenia, de mayoría cristiana, sigue siendo una amenaza a la estabilidad en el Cáucaso Sur, una ruta importante de suministro de petróleo y gas de la región del Caspio hacia Europa.

Clinton terminará su gira en Georgia, en un gesto de apoyo a la ex república soviética. Los críticos han acusado al Gobierno de Obama de mejorar los lazos con Rusia a expensas de Georgia, una acusación que funcionarios estadounidenses niegan.

"El viaje de la secretaria será una manifestación tangible de nuestro continuo compromiso a la integridad territorial de Georgia", dijo Crowley a periodistas.