Bogotá. Cinco contratistas de una petrolera multinacional fueron secuestrados en una zona selvática del este de Colombia por hombres armados, informaron este sábado las autoridades.

Una fuente de la industria dijo que los contratistas secuestrados trabajaban en el campo Caricare, de la petrolera estadounidense Occidental, que produjo un promedio de 12.000 barriles por día el año pasado.

La empresa no estuvo inmediatamente disponible para confirmar la información.

El plagio, el más reciente que involucra a trabajadores del sector petrolero, ocurrido este viernes en la noche, refleja los riesgos que enfrenta el sector en pleno auge en este país andino debido al conflicto interno armado.

Los trabajadores se desplazaban en un vehículo todo terreno por una carretera en inmediaciones de un pozo petrolero en el departamento de Arauca cuando dos hombres vestidos con ropa de civil y portando armas cortas los interceptaron y se los llevaron, dijo el general Jaime Reyes, comandante de la Décimo octava Brigada del Ejército.

"Iniciamos operaciones sobre el sector y estamos en el desarrollo de las operaciones con el propósito de lograr la liberación de estas personas", precisó el oficial a la radio local Caracol.

El militar se abstuvo de precisar a qué grupo pertenecen los secuestradores. En la zona tienen presencia guerrilleros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y del Ejército de Liberación Nacional (ELN).

Colombia es el cuarto productor latinoamericano de crudo, en medio de un despegue de los sectores minero y petrolero por las mejores condiciones de seguridad que han permitido la incursión de numerosas multinacionales para explorar su potencial.

Tres chinos de la petrolera Emerald Energy y un traductor permanecen secuestrados desde comienzos de junio en manos de guerrilleros de las FARC, tras ser interceptados también en una carretera del sur del país.

En marzo, 23 trabajadores petroleros fueron secuestrados por varias horas por la guerrilla, que los soltó por la presión de las fuerzas militares.

En los últimos meses la guerrilla reanudó sus ataques contra la infraestructura petrolera, como los oleoductos por los que se transporta el crudo desde las zonas de producción hasta los puertos de exportación.

Aunque los rebeldes soportan una ofensiva militar que los mantiene replegados en apartadas zonas montañosas y selváticas, aún conservan la capacidad de realizar ataques de gran impacto en las regiones donde tienen presencia e incluso en los centros urbanos.

La producción de crudo de Colombia alcanzó 785.000 barriles diarios en promedio en el 2010 y para este año espera elevarla a entre 950.000 y un millón de barriles.