Kandahar, Afganistán. Seis civiles murieron este domingo víctimas de la explosión de una bomba en un camino de la sureña provincia afgana de Kandahar, dijo un funcionario, mientras las bajas civiles siguen aumentando en medio del recrudecimiento de la violencia de los insurgentes.

Nueve civiles resultaron heridos en la explosión, que dañó a su vehículo en el extremo oeste de la ciudad de Kandahar, dijo Zalmai Ayoubi, un portavoz del gobernador provincial.

Las bombas en el camino son el arma favorita de los insurgentes talibanes en su campaña contra las fuerzas extranjeras y el gobierno afgano, pero los civiles suelen caer víctimas de tales ataques.

Según cifras del gobierno, al menos 40 "no combatientes" murieron en diversas partes del país la semana pasada.