Pasar al contenido principal
Seis humedales de Bogotá peligran por efectos del calentamiento global
Lunes, Febrero 22, 2016 - 15:08

La Secretaría de Ambiente advirtió que las altas temperaturas han provocado un déficit hídrico en estos seis humedales.

Por cuenta de las altas temperaturas que se registran desde hace meses en el centro del país debido al recrudecimiento del fenómeno de El Niño, la Secretaría de Ambiente de Bogotá declaró alerta a seis humedales de la ciudad.

De acuerdo con la autoridad ambiental, las temperaturas de hasta 24 grados centígrados que se han registrado en la capital, sumado a la falta de compromiso de algunos ciudadanos, tienen en estado crítico o alerta naranja al humedal Tibanica, así como en estado de prevención o alerta amarilla a los humedales Capellanía, Torca y Guaymaral, Jaboque, Juan Amarillo y El Salitre.

“Tenemos cinco humedales en alerta amarilla y uno en alerta naranja. Las alertas nacen cuando existe déficit hídrico en los humedales”, explicó el secretario de Ambiente, Francisco Cruz, quien advirtió que sumado a la ola de calor, ciudadanos que contaminan con residuos los humedales también contribuyen a su deterioro.

“La gente está botando escombros, basuras, algunas personas irresponsables están metiendo ganado y esto además de ser un delito es un atentado contra toda la comunidad”, agregó, indicando además que se han implementado planes de acción integral de corto y mediano plazo para atender el estado de deterioro y vulnerabilidad en el que se encuentran estos filtros naturales de la ciudad.

Cruz aseguró que la Administración Distrital pretende desarrollar ciclorutas alrededor de todos los humedales para que la comunidad pueda recorrer los humedales “para que disfruten de estos ecosistemas naturales y así lograr que la ciudadanía genere ese sentido de pertenencia, se empodere de ellos y los cuiden cada día más”.

Los humedales, recordó el funcionario, cumplen una labor muy importante en el ecosistema de Bogotá, son reguladores hídricos, sumideros de Dióxido de carbono (CO2) y productores de oxígeno que controlan las inundaciones. Albergan fauna y flora nativa, además de algunas especies migratorias.

“Los humedales son de interés estratégico para la región y por eso se está alerta a cualquier tipo de modificación que se dé en estos ecosistemas y vamos a protegerlos con toda la energía”, puntualizó.

Autores

ELESPECTADOR.COM