Buenos Aires, EFE. Serios incidentes se registraron este domingo en la ciudad argentina de Junín cuando un grupo de vecinos atacó una comisaría en una marcha de protesta por el asesinato de una joven durante el asalto a un comercio.

Durante la marcha de protesta en la que se pedía una mayor seguridad, un grupo de manifestantes, varios de ellos con el rostro cubierto, arrojaron piedras y artefactos incendiarios caseros a la sede policial local, lo que fue respondido por los agentes de seguridad con disparos de balas de goma y gases lacrimógenos, según imágenes difundidas por la televisión local.

La movilización había sido convocada por los vecinos de Junín (260 kilómetros de Buenos Aires) en demanda de una mayor seguridad y justicia por la muerte de Karen Campos, una joven de 17 años, asesinada ayer sábado durante el asalto a un comercio.

"La gente tiene que salir a la calle a reclamar porque todos tenemos hijos. Quizás a alguno le tocó el dolor que estoy viviendo yo y otro no, y espero que no les pase. Hay que salir día a día a luchar por la justicia", dijo el padre de la víctima, Walter Campos, en declaraciones a la prensa local.

Anoche se registraron ya algunos incidentes en la ciudad ante la indignación de los vecinos por los reiterados hechos de inseguridad en Junín, ante lo cual el alcalde, Mario Meoni, había reclamado esta tarde "tranquilidad" a la población.

Según informó la agencia oficial Télam, once personas han sido asesinadas durante los últimos doce meses en Junín, cuya población ronda los 100.000 habitantes.