El crimen del cantautor Facundo Cabral, ocurrido en Guatemala el pasado 9 de julio, es considerado un caso esclarecido por la justicia y el gobierno de este país, y la banda de sicarios que lo ejecutó tendrá condena a mediados del 2012.

"Para Guatemala el caso está cerrado. Están detenidas ya cuatro personas, que tienen apertura a proceso. Posiblemente en tres meses podría comenzar el juicio y la sentencia estará no más allá de junio del año próximo", aseguró a Télam el ministro de la Gobernación (Interior) guatemalteco, Carlos Menocal.

El funcionario detalló que los apresados son "los dos gatilleros que accionaron las armas, el piloto del auto y el coordinador del operativo" y confirmó que resta la detención del único prófugo, supuesto autor intelectual del atentado, que, estiman, está fuera de Guatemala.

Músico, trovador, intérprete, pero sobre todo "contador de historias", Facundo compuso clásicos como "No soy de aquí ni soy de allá", "Pobrecito mi patrón" y "Vuelvo bajo" que volcó en decenas de discos titulados "Cabralgando", "Pateando tachos", "Entre Dios y el diablo" y "El mundo estaba bastante tranquilo cuando yo nací" y también escribió los libros "Conversaciones con Facundo Cabral", "Mi Abuela y yo", "Salmos", "Borges y yo", "Ayer soñé que podía y hoy puedo", y el "Cuaderno de Facundo", entre otros.

Cabral murió el 9 de julio, a sus 74 años, en una zona céntrica de la capital de Guatemala, sobre el Boulevard Liberación, a metros del puente El Trébol, en un atentado que las investigaciones confirmaron que estaba dirigido al empresario Henry Fariña, quien llevaba en ese momento al cantante al aeropuerto La Aurora.

El cantautor que viajaba con su representante, David Llanos, también herido, había actuado en Guatemala capital y Quetzaltenango, y planeaba seguir su gira en Nicaragua.

Fariña fue herido en ese hecho, pero es investigado ahora en una causa paralela por algunos ilícitos y vinculaciones relacionadas con su actividad en el mundo del espectáculo.

"Es un hecho que el empresario Fariña tiene varios clubes nocturnos y quien ordenó el ataque quería comprarle un club en Costa Rica. La investigación mostró que en esos clubes hay trata de personas, lavado de dinero, venta de drogas. Aún cuando en el caso Cabral, Fariñas es víctima, se lo investiga por esto otro", explicó Menocal.

El ministro insistió en que los responsables del crimen son parte de "una estructura de sicarios al servicio del narcotráfico" y afirmó que los detenidos "no son chivos expiatorios, sino que hay pruebas y elementos contundentes, por lo que el caso está sólido".

El virtual esclarecimiento del caso, con la última detención hace diez días, casi coincidió con la presentación en el Congreso "chapín" de un proyecto para que se denomine Facundo Cabral a la avenida en la que ocurrió el atentado.

El diputado Arturo Herrador, de la oficialista Unión Nacional de la Esperanza (UNE) -el partido del presidente Alvaro Colom- propuso la semana pasada que el Boulevard Liberación -donde fue asesinado el cantautor, en la Zona 12 capitalina- se llame Facundo Cabral como homenaje a quien dio "muestras de grandeza y calidad humana".

En los fundamentos de su iniciativa, Herredor lamenta el crimen que "marcó para siempre la historia del país", destaca la condición de Cabral de miembro de Amnistía Internacional y Mensajero Mundial por la Paz declarado por la Unesco y celebra "las virtudes y el legado intelectual para las nuevas generaciones" que dejó el cantante.

El proyecto amenaza con generar polémica, porque el Boulevard Liberación es considerada la más importante de Guatemala, eje corredor central y, con la circulación de unos 100 autos cada día, la más congestionada de América Central.

Hay dos versiones sobre el nombre de la avenida: una, que tiene que ver con que allí se levanta el Monumento a la Raza Indígena, celebratorio de la derogación de la llamada Ley contra la Vagancia, que obligaba a la población indígena a trabajar en carreteras o fincas de terratenientes; otra, que señala que por ahí ingresó el Ejército "liberador" que derrocó al gobierno de Jacobo Arbenz Guzmán.

Para respaldar el cambio en la denominación se creó en la red Facebook el grupo "Di sí al Blvd Facundo Cabral", aunque el proyecto es duramente cuestionado en otras redes. El argumento más repetido para este rechazo es que en Guatemala mueren en hechos violentos 17 personas por día y ninguna es homenajeada.

Como tras ser baleado Cabral recibió los primeros intentos de atención en la Segunda Estación de los Bomberos Municipales, a metros de donde fue el atentado, desde allí surgió también la propuesta de llamar con el nombre del cantante al cuartel, pero la comandancia central rechazó la idea.

Desde otros sectores partieron ideas de un monumento o busto y el diario El Periódico -de los más importantes de la capital- fue aún más allá y hasta se sugirió para la tarea el nombre del artista Max Leiva, probablemente el más importante escultor guatemalteco.