Teheran. Defensores del gobierno iraní se enfrentaron con sus opositores el miércoles durante una ceremonia para conmemorar a un estudiante muerto a tiros durante una manifestación de la oposición hace dos días, con ambos lados disputando la filiación política del joven.

La televisión estatal mostró a miles de partidarios del gobierno en la Universidad de Teherán para el funeral de Sanee Zhaleh, una de las dos personas que murieron el lunes durante la primera marcha de la oposición en más de un año. Ambas facciones se acusan mutuamente de la muerte.

El acto del lunes, en apoyo de los pueblos de Egipto y Túnez, fue el primer gran disturbio desde una oleada de detenciones, juicios y al menos dos ejecuciones en respuesta a las fuertes protestas contra la reelección del presidente, Mahmoud Ahmadinejad, en el 2009.

"Estudiantes y asistentes al funeral del estudiante mártir Sanee Zhaleh se han enfrentado con un número limitado de personas aparentemente vinculadas al movimiento de sedición", indicó el canal estatal IRIB en su página web.

La agencia de noticias semi-oficial Fars dijo que Zhaleh había sido miembro del Basij, la milicia voluntaria que tiene vínculos con las “Guardias Revolucionarias” que reprimieron las protestas en el 2009.

Sitios web opositores no negaron que Zhaleh formara parte de Basij, que tiene millones de miembros en Irán, pero dijeron que el lunes asistió a la manifestación como un activo partidario de la oposición.

"Universidad ocupada por el ejército; cuerpo del mártir sobre los hombros de los asesinos", tituló la web opositora Kaleme después de que el ataúd de Zhaleh, envuelto en una bandera Iraní, fue llevado por miembros de Basij y partidarios del gobierno.

Kaleme dijo que la Facultad de Arte de la Universidad de Teherán, donde estudiaba Zhaleh, de 26 años, fue "ocupada" desde la mañana por militantes progubernamentales. También agregó que varias personas fueron atacadas y muchas otras detenidas.

"Los compañeros del mártir estaban parados contra la pared mirando a una multitud de extraños que entraron a la universidad", dijo Sajjad Rezaie, jefe de la Asociación Islámica de la facultad, según citó Kaleme.

La lucha por reclamar a Zhaleh como un mártir es un reflejo de la disputa por adjudicarse el crédito por las revueltas en Túnez y Egipto.

El gobierno de Irán dice que son una continuación de la “Revolución Islámica” de 1979 que derrocó al sah (monarca), respaldado por Occidente, pero la oposición sostiene que están inspiradas en su propia oleada de protestas del 2009.

El presidente estadounidense, Barack Obama, dijo que esperaba que el pueblo iraní siga teniendo la valentía de demandar una mayor libertad.