Ciudad del Vaticano. Israel no puede usar el concepto bíblico de una tierra prometida o de un pueblo elegido para justificar la construcción de asentamientos en Jerusalén o reclamos territoriales, dijo este sábado un Sínodo del Vaticano en Oriente Medio.

En su mensaje de conclusiones tras dos semanas de reuniones, el Sínodo de obispos en Oriente Medio también afirmó que esperaba que la solución de dos Estados para la paz entre Israel y los palestinos sea llevada del sueño a la realidad e instó a establecer condiciones pacíficas que detengan el éxodo cristiano de la región.

"Hemos meditado sobre la situación de la Ciudad Santa de Jerusalén. Estamos ansiosos por iniciativas unilaterales que amenazan su composición y arriesgan cambiar su equilibrio demográfico", dijo el mensaje.

Las negociaciones de paz mediadas por Estados Unidos quedaron paralizadas desde que Israel desestimó los llamados para extender una moratoria temporal sobre la construcción de asentamientos judíos en la Cisjordania ocupada, que expiró el mes pasado.

Desde que la congelación expiró, Israel ha anunciado planes para construir otras 238 casas en dos barrios de Jerusalén del Este, causando la condena de los palestinos y de líderes mundiales.

En una parte anexa del documento - una sección sobre cooperación con los judíos - los padres del Sínodo también abordaron el tema de judíos que usan la Biblia para justiciar asentamientos en Cisjordania, un territorio que Israel capturó en 1967.

"Recurrir a posiciones teológicas y bíblicas que usan la Palabra de Dios erróneamente para justiciar injusticias no es aceptable", afirma el documento.

Muchos colonos judíos e israelíes derechistas reclaman un derecho de nacimiento bíblico de la Cisjordania ocupada, que llaman Judea y Samaria y la consideran como parte del antiguo Israel histórico entregado a su pueblo por Dios.

Cuando se le preguntó sobre el pasaje en una conferencia de prensa, el arzobispo griego-melchita Cyrille Salim Bustros, dijo: "Los cristianos no podemos hablar de la tierra prometida para el pueblo judío. Ya no hay pueblo elegido. Todas las mujeres y hombres de todos los países se han convertido en el pueblo elegido".

"El concepto de la tierra prometida no puede usarse como base para justificar el retorno de los judíos a Israel y el desplazamiento de los palestinos", agregó.