Londres. El presidente de Siria, Bashar al-Assad, ha dicho que Israel está dirigida por un "gobierno pirómano" y que su ataque contra una flota de ayuda a Gaza había elevado el riesgo de guerra en la región.

El ataque de un comando israelí a la denominada "Flotilla de la Libertad", en el que murieron nueve activistas turcos pro-palestinos, ha "destruido cualquier opción de paz en un futuro cercano", dijo Assad este jueves en una entrevista en la televisión BBC.

Añadió que lo creía así porque "esencialmente demostraba que este gobierno es otro gabinete pirómano, y uno no puede lograr la paz con un gobierno así".

Israel, sometido a una fuerte presión internacional, ha creado una comisión de cinco personas -incluidos dos extranjeros- para investigar los hechos ocurridos el 31 de mayo, cuando interceptó un convoy de seis barcos que se dirigían a Franja de Gaza.

Nueve turcos murieron cuando los comandos israelíes abordaron uno de los barcos que pretendían desafiar el bloqueo naval israelí a Gaza. El estado judío dice que sus marines abrieron fuego en defensa propia, después de ser atacados por los activistas con palos y cuchillos.

Assad dijo que incluso antes del ataque no había visto al primer ministro israelí Benjamin Netanyahu como un "socio para la paz" en la región.

"No, definitivamente no tenemos un socio, esto lo sabemos", dijo.

Preguntado si el ataque al convoy había aumentado el riesgo de guerra en la región, Asad dijo: "Seguro, seguro".

"Pero siendo realistas, este peligro ya existía antes del ataque porque teníamos (...) otras pruebas sobre las intenciones de este gobierno, sobre la paz, sobre los palestinos y sobre sus intenciones de matar palestinos", manifestó el presidente sirio.

"Esto es suficiente para hablar del peligro de una guerra en la región", agregó.

Assad negó que estuviese enviando armas al movimiento Hebzollah en Líbano, pese a las sospechas de Occidente de que lo hace.