El Consejo de Seguridad de la ONU, junto a Turquía y varios países árabes, intentará este sábado buscar una solución para el conflicto sirio en su reunión en la ciudad suiza de Ginebra.

La oposición siria mostró este sábado sus esperanzas de que la reunión concluya con decisiones efectivas: "Esperamos que las decisiones sean firmes y que haya un calendario para implementarlas", explicó a DPA el portavoz del Consejo Nacional Sirio, George Sabra.

Por su parte, el canciller ruso, Serguei Lavrov, advirtió ayer que no habría que esperar un acuerdo definitivo entre los participantes de la conferencia.

Pocas horas antes del encuentro de ministros de Exteriores en Ginebra, Lavrov, se reunió en San Petersburgo con la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton.

Lavrov considera que hay posibilidades reales de encontrar un punto en común, aunque en su encuentro de ayer con Clinton no consiguieron acordar y solucionar las principales diferencias.

Rusia se opone a que el nuevo plan del enviado internacional para Siria, Kofi Annan, deje afuera de un posible gobierno de transición al presidente sirio, Bashar al Assad.

El borrador del plan de Annan excluiría de ese Ejecutivo a quien pudiera desestabilizar el proceso de transición y reconciliación.

"Nuestros socios de Occidente quieren definir los resultados del proceso político en Siria ellos mismos, aunque sea una cuestión de los propios sirios", afirmó el viceministro de Exteriores ruso, Gennady Gatilov, tras las conversaciones preparatorias en Ginebra donde hoy se reúnen los cancilleres de los cinco países integrantes del Consejo de Seguridad de la ONU -Francia, Reino Unido, China, Rusia y Estados Unidos- además de Turquía, Irak, Kuwait y Qatar, y la representante de Exteriores de la Unión Europea, Catherine Asthon.