Santiago. Un sismo de fuerte intensidad afectó a las 17:20 horas de Chile la zona sur de este país. De acuerdo al reporte del Servicio de Sismológico de Estados Unidos (USGS), el temblor registró una magnitud de 7,1 grados en la escala de Richter y se ubicó a 134 kilómetros al oeste de Tirúa.

"Hasta ahora no tenemos información de muertos o mayores daños. Se descarta la alerta de tsunami porque el sismo no reúne las condiciones para decretarlo", dijo Felipe Plaza, jefe de turno de la Oficina Nacional de Emergencias de Chile.

El Centro de Tsunamis de Estados Unidos coincidió en el diagnóstico. "No existe una amenaza de un tsunami con poder destructivo, basados en las cifras históricas", aseguró el Centro, que sin embargo advirtió que "terremotos de esta magnitud en ocasiones generan tsunamis locales que pueden ser destructivos a lo largo de las costas"

En todo caso las personas que habitaban próximo a la costa decidieron  por propia  voluntad abandonar en calma sus hogares y dirigirse a lugares de más altura. Ante ello la Onemi insistió que no existe alerta de maremoto por lo que no se justifica una medida de este tipo.

Según la información entregada por Sismología de Chile el movimiento telúrico alcanzó 6,5 grados en la escala de Richter, no obstante con el correr de las horas modificó la intensidad a 6,9 grados.

El detalle de las intensidades en la escala de Mercalli (que mide la percepción) es el siguiente:

V grados: Localidades de Laja, San Rosendo, Chiguayante, Concepción, San Pedro de la Paz y Talcahuano
IV grados: Penco, Linares y Parral
III grados Región de O´Higgins y Cauquenes.
II grados: Talca

Prácticamente una hora después de este temblor el USGS reportó un segundo sismo de 5.0 grados en la escala de Richter.

La misma zona de Chile fue afectada el pasado 27 de febrero por un terremoto de magnitud de 8,8 grados, desde ese día la zona centro-sur del país ha enfrentado sismos de regular intensidad a diario.

En primera instancia se informó saturación de líneas telefónicas y cortes de luz en la zona de Tirúa.

Sin embargo, Onemi confirmó que no hay daños materiales ni desgracias personales y con el correr de las horas la totalidad de los servicios fueron repuestos.