Santiago. Por segundo domingo consecutivo la zona norte de Chile vuelve a vivir un movimiento telúrico de importancia. Esta vez ocurrió a las 15.20, abarcando las regiones de Arica y Parinacota (XV) y Tarapacá (I), con una intensidad de 6,1 en escala Richter.

Si el domingo anterior la intensidad había sido de 6,7 en la misma escala, el de este domingo fue algo menor, pero se suma a la serie temblores vividos durante este sábado.

Informes de prensa señalan que si bien este último sismo fue más corto comporado con otros, la forma del movimiento fue más intensa, lo que causó mayor preocupación en la gente. 

De hecho, en esta oportunidad hubo interrupción de energía eléctrica en algunas zonas de Iquique y Arica, lo mismo que hubo caídas en el servicio de telefonía e internet.

La Oficina Nacional de Emergencia (Onemi) descartó posibilidad de tsunami, pero insistió en solicitar que la población se encuentre atenta a las medidas de seguridad. El epicentro estuvo ubicado al noroeste de Iquique, esta vez a 95 kilómetros de la capital de Tarapacá.

Como explicación a la fuerza percibida en este movimiento, la Onemi señala que el sismo tuvo una profundidad de 6,2 km, es decir, más superficial que los anteriores.

Informaciones provenientes de Perú indican que en la zona fronteriza con Chile, en la ciudad de Tacna, también se percibió el movimiento telúrico con intensidades similares a Arica e Iquique.

Autoridades de la Defensa Civil no reportaron daños personales ni materiales.