Mina San José. Dos sismos de mediana magnitud sacudieron este miércoles el norte de Chile, aunque no causaron alarma en la zona donde 33 mineros están atrapados desde hace 20 días esperando un rescate que se extenderá por varios meses.

El Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS por su sigla en inglés) informó que el mayor de los sismos fue de magnitud 5 en la norteña región de Antofagasta, mientras que la gubernamental Oficina Nacional de Emergencia (Onemi) de Chile dijo que el movimiento telúrico no tuvo mayores consecuencias.

"Hay una revisión especial en las minas después de sismos de mediana intensidad, pero no se han alterado las operaciones de emergencia" para el rescate de los operarios, dijo Johaziel Jamett, jefe del centro de alerta temprana de la Onemi.

En las afueras de la siniestrada pequeña mina de cobre y oro San José, unos 800 kilómetros al norte de la capital, brigadas trabajaban sin tregua para instalar una gran máquina perforada, mientras otros especialistas preparaban juegos de naipes, guiones de teatro y apoyo psicológico a los mineros para que soporten la larga espera antes de su rescate.

"Estamos esperando que nos rescaten lo antes posible", dijo Luis Urzúa, líder de los mineros atrapados en una conversación telefónica con el presidente chileno, Sebastián Piñera.

El mandatario respondió que el rescate "va a tomar algún tiempo".

Las autoridades aún no les comunican a los trabajadores atrapados que su rescate se concretaría recién en unos tres a cuatro meses, convirtiéndose en uno de los períodos más largos en que mineros han sobrevivido milagrosamente bajo tierra.