Kabul. Un soldado estadounidense mató el domingo a unas 16 civiles en Afganistán tras entrar en plena noche a varias casas próximas a su base en la provincia sureña de Kandahar, dijo a Reuters un ministro afgano.

El ministro de Fronteras y Asuntos Tribales, Asadullah Jalid, que está investigando el incidente, dijo que el militar entró en tres viviendas y que en la primera mató a 11 personas. Otros funcionarios afganos dijeron que murieron al menos siete personas.

La matanza se produce después de que una quema accidental de ejemplares del Corán en una base de la OTAN por parte de soldados estadounidenses el mes pasado desató numerosas protestas y tensó aún más las relaciones entre Washington y Kabul.

El soldado fue detenido y se abrió una investigación, dijo la misión de la OTAN en el país, la Fuerza Internacional para la Seguridad en Afganistán (ISAF, por sus siglas en inglés).

"No puedo explicar los motivos detrás de estos actos tan crueles, pero de ningún modo forman parte de la actividad militar autorizada de la ISAF", dijo en un comunicado el número dos de la ISAF, el teniente general Adrian Bradshaw.

Las bajas de civiles han sido una importante fuente de enfrentamientos entre el Gobierno de Hamid Karzai, que cuenta con el apoyo de Occidente, y las tropas de la OTAN encabezadas por Estados Unidos.