Tegucigalpa. Unos 20 inmigrantes hondureños más pueden estar entre los 56 masacrados pendientes de identificar por las autoridades judiciales de México.

Así lo reveló la directora de fiscales del Ministerio Público, Danelia Ferrera, quien fundamenta su declaración en la información que recibirán sobre las huellas dactilares de los fallecidos.

El gobierno mexicano envió en un avión de la fuerza aérea de ese país, el pasado 1 de septiembre, 16 cadáveres a Tegucigalpa, de los que 12 resultaron ser hondureños, dos fueron pre identificados como nacidos en este país y dos son de otra nacionalidad.

El 22 de agosto anterior, el grupo de secuestradores Los Zetas asesinó brutalmente a 72 inmigrantes que viajaban con destino hacia Estados Unidos, los que fueron descubiertos en un rancho abandonado en el municipio de San Fernando, Tamaulipas, México, gracias al testimonio brindado por un ecuatoriano a las autoridades de aquel país.

Más hondureños. Debido al estado de descomposición de los cadáveres y ante la falta de documentos personales para la identificación de los masacrados, el gobierno de México ha decidido enviar las huellas dactilares de los 56 inmigrantes pendientes de reconocer.

Ferrera dijo que han realizado un trabajo conjunto con la Secretaría de Relaciones Exteriores de Honduras para identificar a más posibles víctimas de la masacre perpetrada por Los Zetas, e información preliminar indica que de los 56 cuerpos por reconocer puede haber unos 20 hondureños.

Agregó que tienen información de los familiares de las supuestas víctimas como las fecha de salida y eso será fundamental para hacer las comparaciones respectivas con las huellas dactilares.

Por el momento, el gobierno hondureño ha confirmado 14 hondureños entre 16 identificados, a los que se sumarían los 20 anunciados por Fererra.