París. Dominique Strauss-Kahn declaró a la policía el lunes 12 de septiembre haber intentado besar a Tristane Banon durante un encuentro que ambos tuvieron en febrero de 2003 y en el que la joven dice que fue víctima de un intento de violación, informó el viernes la página l'Express.fr

La fiscalía de París debe decidir próximamente si abrir una investigación judicial o archivar el caso.

Antes de esa decisión, pueden ordenarse otro pasos como un careo entre ellos para que expongan sus versiones. La policía ha interrogado ya al propietario de la vivienda donde se produjo el encuentro.

Interrogado el lunes durante tres horas, el ex director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) declaró que pensaba que la joven consentiría el beso pero que ante su rechazo, no insistió.

Hasta ahora, en un relato aparecido en un libro y en declaraciones hechas por sus abogados, Dominique Strauss-Kahn había declarado que las acusaciones de agresión eran imaginarias. Tristane Banon afirma que se echó encima de ella y que pudo deshacerse de él tras una pelea.

El proceso parece jurídicamente poco probable ya que si los hechos, aunque sean verdaderos, son calificados de agresión sexual, habrían prescrito tres años después de producirse. Para que se inicie el proceso, tendrían que ser calificados como intento de violación, que pueden juzgarse en los diez años posteriores al delito.

Dominique Strauss-Kahn volvió a Francia el 4 de septiembre tras abandonar Nueva York tras otra acusación de intento de violación a una camarera de un hotel. El ex director gerente del FMI va a ser entrevistado por primera vez el domingo en TF1.