Abuya, Nigeria. El número de muertos por el ataque con coches bomba cerca de una celebración por el 50 aniversario de la independencia de Nigeria subió a 12 este sábado, mientras surgían reportes indicando que las autoridades habían sido advertidas de un atentado pero no lograron evitarlo.

Jimoh Moshoo, portavoz de la policía de la capital, Abuya, dijo que se confirmaron 12 personas muertas y 17 heridos tras las explosiones del viernes, que ocurrieron cerca de una hora después de una amenaza enviada por correo electrónico de un grupo rebelde en la región productora de petróleo del Delta del Níger.

El diario nigeriano This Day, citando fuentes de la presidencia, dijo que la inteligencia británica se había enterado de los planes de un ataque y transmitió una advertencia a Abuya, pero fue en vano.

"Hicimos todo lo posible, trabajando en varias localidades, pero de algún modo no pudimos frustrar la conspiración", sostuvo el diario, citando a un ministro no identificado.

El duque de Gloucester de Gran Bretaña, quien se encuentra en Nigeria y tenía previsto representar a la reina Elizabeth II en la enorme celebración del aniversario, se retiró. Una portavoz real en Londres no dio razones.

El presidente nigeriano, Goodluck Jonathan, quien enfrenta elecciones el año próximo y proviene de la empobrecida región del delta, ha condenado los ataques del Movimiento para la Emancipación del Delta del Níger (MEDN) y prometió llevar a los autores ante la justicia.

Durante la madrugada del viernes, la policía sudafricana allanó la casa de un líder del MEDN Henry Okah en Johannesburgo a instancias de Nigeria, de acuerdo a la consultora de seguridad Stratfor.

La redada no logró descubrir algo incriminante. La policía de Sudáfrica declinó realizar comentarios. "No vamos a negar ni a confirmar que se produjo el incidente", dijo la portavoz, Tummi Shai.

Sitios de noticias, recibieron el viernes advertencias de un asalto con bomba por correo electrónico firmados por el principal portavoz del MEDN, Jomo Gbomo, cerca de una hora antes de las explosiones, pero no hubo reacción discernible de las fuerzas de seguridad que supervisaban el evento en la enorme plaza Eagle de Nigeria.