Peshawar, Pakistán. Un suicida con bomba atacó hoy a una multitud que aguardaba para recibir ayuda en Pakistán y causó la muerte de al menos 40 personas, dijeron funcionarios, en una muestra de la capacidad de los militantes para lanzar atentados pese a las ofensivas del Ejército.

El ataque en la región de Bajaur, en la frontera con Afganistán, se produjo un día después de un gran choque entre insurgentes talibanes pakistaníes y las fuerzas de seguridad en la región vecina de Mohmand que dejó 11 soldados y 24 militantes muertos.

"He contado 40 cadáveres, pero la cifra de muertos podría aumentar ya que varios heridos están en estado crítico", dijo Dosti Rehman, un funcionario en el hospital principal del gobierno en Bajaur.

Zakir Hussain, el alto funcionario del gobierno  confirmó la cifra de muertos y dijo que 60 miembros de la tribu fueron heridos.

El atacante suicida, que vestía una burqa pero cuyo género no fue definido, detonó sus explosivos mientras cientos de personas de la tribu Salarzai se dirigían hacia un centro de distribución de alimentos.

El Programa Mundial de Alimentos (WFP) instaló el centro para las personas que se vieron obligadas a dejar sus hogares por enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y militantes vinculados a Al Qaeda.

Un portavoz del WFP dijo que el atentado ocurrió mientras las personas estaban siendo revisadas en un punto de control cerca del centro.

Testigos señalaron que el atacante primero lanzó granadas de mano a hombres de la tribu antes de detonar una bomba.

"Primero hubo dos pequeñas explosiones y la gente empezó a correr. Pero en segundos hubo un estallido mayor y había cadáveres regados por todas partes", afirmó el testigo Hussain Ahmed. "Fue aterrador", señaló.

Los Salarzai son la mayor tribu regional que se opone a los talibanes y han estado respaldando operativos contra los militantes.

Los rebeldes islámicos se han instalado mayormente en las tierras tribales de la etnia pashtún, en la volátil frontera con Afganistán, y el Ejército ha lanzado una serie de ofensivas para expulsarlos.