Zurich. La cantidad de residentes suizos que murieron como consecuencia de un suicidio asistido trepó siete veces entre 1998 y el 2009, mostraron el martes estadísticas publicadas por primera vez.

Casi 300 residentes suizos murieron de esa forma en el 2009, comparado con apenas 43 en 1998, indicó la Oficina Federal de Estadísticas.

En el 90% de los casos, quienes fallecieron mediante suicidio asistido tenían más de 55 años, y las mujeres fueron más proclives que los hombres a recibir ayuda para terminar con sus vidas.

El suicidio asistido es legal en Suiza desde 1941, si se realiza por un no-médico que no tiene interés directo en la muerte. La eutanasia, o "muerte digna" es legal sólo en Holanda, Luxemburgo, Bélgica y el estado de Oregon en Estados Unidos.

Las reglas suizas se encuentran entre las más liberales del mundo, pero el Gobierno ha buscado endurecer la ley para asegurarse de que sólo se use como un último recurso de los enfermos terminales.

El cáncer fue mencionado como el factor decisivo en casi la mitad de los casos, mientras que enfermedades neurodegenerativas o cardiovasculares también figuraron entre las causas subyacentes. La depresión representó apenas el 3% de las muertes asistidas.

El año pasado, votantes en Zúrich rechazaron abrumadoramente la propuesta de prohibir el suicidio asistido y el "turismo suicida", que son los viajes que los extranjeros realizan a Suiza para poder tener una "muerte digna" legalmente.

Estadísticas de Dignitas muestran que la clínica ubicada cerca de Zúrich ayudó a un total de 1.298 personas a suicidarse entre 1998 y el 2011.