Tokio, Andina. Un hombre consiguió entrar en las instalaciones de la central nuclear japonesa de Fukushima-2, a 12 kilómetros de la de Fukushima-1, después de esquivar los controles de seguridad durante dos horas, lo que ha puesto en tela de juicio la vigilancia de este tipo de instalaciones.

El hombre, identificado por las autoridades como un activista de extrema derecha, entró con su camión en la zona de evacuación dictada por el gobierno y que rige en un radio de 20 kilómetros alrededor de Fukushima-1. Dicha planta ha quedado seriamente dañada por el terremoto y el posterior tsunami del pasado 11 de marzo.

"A las 12:21 de esta tarde, un hombre llegó en un camión hasta la puerta principal de la planta de Fukushima-1 y pidió entrar", explicó el vicedirector de la Agencia de Seguridad Nuclear e Industrial nipona, Hidehiko Nishiyama, en declaraciones a la prensa. El personal de la central le vetó la entrada, por lo que el supuesto activista condujo entonces hasta la cercana Fukushima-1.

El personal allí apostado también le negó el permiso para acceder, por lo que "rodeó hasta la puerta de la zona oeste, la derribó, y entró", señala la BBC.

El hombre permaneció poco tiempo en el interior del complejo, pero posteriormente logró huir de la Policía durante alrededor de dos horas.

Nishiyama ha negado que estos hechos pongan en cuestión la seguridad de las instalaciones nucleares del país asiático y ha alegado que se hace "todo lo posible" para proteger la zona teniendo en cuenta la radiactividad existente.