Santiago. Una supuesta organización autodefinida como “eco-terrorista” publicó una declaración donde se adjudica la autoría del paquete bomba que recibió en su casa el presidente del directorio de Codelco, Óscar Landerretche. Publicaron imágenes que corresponderían al artefacto explosivo.

Se trata de un grupo denominado “Individualistas Tendiendo a lo Salvaje“, dicen no ser anarquistas y que buscan “vengar” la “devastación de la tierra”. Ya se habían adjudicado otros ataques incendiarios en Santiago y el mismo nombre se atribuyó un homicidio en México, en julio del año pasado.

“El pretensioso de Landerretche merecía morir por sus ofensas a la Tierra (…) No nos asustamos si resultan heridas o muertas personas ajenas al ataque”, dice el escrito, agregando que “el economista ha sido merecedor de nuestro regalo explosivo, por estar a la cabeza de este mega-proyecto devastador de la todo lo hermoso de la Tierra”.

En la misma publicación, aparecida en un blog, presentan dos imágenes que, según dicen, serían del paquete explosivo. En ellas se observa el mecanismo supuestamente utilizado y el mensaje que llevaba la caja, donde se lee como remitente un profesor del Departamento de Ingeniería de Minas de la Universidad de Chile.

En ese sentido, señalan que como “plan B”, si Landerretche no recibía el paquete, lo habrían enviado a aquel docente.

También describen los elementos utilizados para la fabricación del artefacto. “El paquete-bomba compuesto de un tuvo (sic) galvanizado artesanalmente habilitado para su detonación, estaba relleno de pólvora de fósforos, con una decena de tornillos en su interior, obviamente queríamos causar el mayor daño posible al objetivo”, dice el texto.

Los datos técnicos almacenados en las fotografías señalan que fueron capturadas el día jueves 12, cerca de las 16:00 horas, un día antes del hecho.

Mencionan además, que intentaron atacar la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas (FCFM) de la U. de Chile por medio de un artefacto explosivo, amenaza que en mayo pasado confirmó la misma institución.

La autenticidad y origen de este texto e imágenes es materia de investigación de las policías. El ministro del Interior, Mario Fernández, reconoció que es “una de las alternativas” que se manejan para dar con los responsables del ataque.