Trípoli. Fuertes enfrentamientos entre rebeldes y fuerzas leales a Muammar Gaddafi surgieron este sábado en el frente ubicado en las Montañas Occidentales de Libia, mientras los insurgentes buscan avanzar hacia Trípoli.

Desde la aldea de Bir Ayad, 15 kilómetros al sur de Bir Ghanam, era posible escuchar tiroteos sostenidos y fuego de artillería. Los rebeldes en Bir Ghanam controlan el terreno elevado en las afueras del pueblo, su posición más cercana a la capital, Trípoli, a unos 80 kilómetros de distancia.

Ahmed, un combatiente rebelde en Bir Ayad, dijo que una caravana de cerca de 15 vehículos de las fuerzas de Gaddafi intentó acercarse a Bir Ghanam, pero los rebeldes dispararon contra ella y el convoy se retiró luego de cerca de una hora de enfrentamiento.

Los rebeldes en las Montañas Occidentales han logrado avances permanentes en las últimas semanas, luego de repeler ataques de las fuerzas de Gaddafi. Su objetivo es el pueblo de Garyan, que controla la carretera al sur de Trípoli.

En Brega, puerto petrolero del este, actualmente controlado por fuerzas leales a Gaddafi tras haber cambiado de manos varias veces, murieron 10 rebeldes y 172 fueron heridos cuando intentaban retomar el poblado, reportó el canal de televisión Al Jazeera.

En Misrata, el principal bastión rebelde del oeste, murieron tres combatientes y cuatro fueron heridos en las últimas 24 horas, según personal de hospitales.

Desde Trípoli, lejos del campo de batalla, Gaddafi busca demostrar que tiene un amplio apoyo en las áreas que todavía controla. La televisión estatal libia transmite imágenes de marchas a favor del gobernante en la capital y en otras ciudades.

Impulso a revuelta. Los líderes rebeldes lograron este viernes el reconocimiento como el gobierno legítimo de Libia de parte de Estados Unidos y otras potencias mundiales, en un gran impulso para su campaña por derrocar a Gaddafi.

Países occidentales han dicho que también planean aumentar la presión militar sobre las fuerzas de Gaddafi para obligarlo a dejar el poder después de 41 años al frente del país del norte de Africa.

El reconocimiento de los rebeldes, anunciado por la secretaria de Estado de Estados unidos, Hillary Clinton, en una reunión en Turquía del grupo de contacto internacional sobre Libia, es un importante paso diplomático que podría desbloquear miles de millones de dólares en fondos libios congelados.

La decisión se da mientras circulaban reportes de que Gaddafi había enviado emisarios buscando negociar un fin al conflicto, aunque él sigue mostrándose desafiante en sus presentaciones en público.

En un discurso en la noche del viernes ante miles de sus partidarios, Gaddafi rechazó el reconocimiento internacional a la administración rebelde.

El líder libio dijo que contaba con el apoyo de millones de personas en el país que estaban dispuestas a morir, martirizarse o suicidarse.

La conferencia en Estambul, en la que participaron más de 30 países y organismos mundiales, acordó además una hoja de ruta que incluye la salida de Gaddafi y planes para una transición libia a la democracia bajo el organismo rebelde Consejo Nacional de Transición.

China y Rusia, que han tenido una postura menos rígida hacia Gaddafi, no participaron en el foro.