Quito. El Ministerio de Educación de Ecuador dispuso la suspensión de clases para este lunes en las provincias de Manabí (oeste) y Esmeraldas (noroeste) tras dos fuertes sismos que sacudieron la noche de este domingo Esmeraldas.

El anuncio lo hizo el presidente Rafael Correa, en una entrevista telefónica con la Televisión Pública.

"Por prudencia vamos a suspender las clases en Manabí y Esmeraldas, para inspeccionar las escuelas", dijo el mandatario.

Correa, afirmó que hasta ahora no existen reportes de daños materiales o a personas a causa de los sismos, al tiempo que envió un abrazo solidario a los ciudadanos de Esmeraldas, epicentro de ambos eventos.

El Instituto Geofísico del país sudamericano informó que los sismos se localizaron en el cantón Muisne, en Esmeraldas, y se trata de réplicas del terremoto de 7,8 grados que azotó la costa norte el pasado 16 de abril.

El primer sismo de magnitud 5,9 grados en la escala de Richter se registró a las 21:01 hora local (02:01 GMT del lunes) con una profundidad de 8,67 kilómetros y a 15,22 kilómetros de Muisne.

El otro sismo de magnitud 6,2 grados se produjo a las 21:11 hora local (02:11 GMT del lunes) con una profundidad de 10.08 kilómetros y a 28,07 kilómetros de la misma localidad de Esmeraldas.

El jefe de Estado indicó que el Comité de Operaciones de Emergencia (COE) está activado para monitorear cualquier situación que se presente. "Estamos atravesando réplicas normales" .

Correa, dijo que es comprensible la reacción de los pobladores de Muisne que, según reportes difundidos a través de redes sociales, salieron asustados de sus casas por las réplicas.

"Reiteramos nuestra llamado a mantener la calma, hay toda una institucionalidad para actuar en caso de emergencia", apuntó tras señalar que quienes deseen pueden acudir a los albergues oficiales instalados por el gobierno en las zonas afectadas por el terremoto de abril pasado.

Ese evento natural dejó 668 muertos, 80.000 desplazados y gran devastación en Manabí y Esmeraldas.

El pasado 18 de mayo, el balneario de Mompiche, en Esmeraldas, fue epicentro de otras dos fuertes réplicas del terremoto, ambas de 6,8 grados de magnitud, que entonces se sintieron en casi todo el país.