Nueva York. El caso contra el ex jefe del Fondo Monetario Internacional (FMI) Dominique Strauss-Kahn, quien fue acusado de agredir sexualmente a una camarera de un hotel, está a punto desplomarse, informó el jueves el diario New York Times.

El medio citó lo que dijo por dos importantes funcionarios judiciales, diciendo que a pesar de que la evidencia forense mostró que había habido un encuentro sexual entre el político francés y la empleada del hotel, la denunciante había mentido repetidamente y los fiscales no creían su versión.

El periódico sostuvo que los fiscales se habían reunido el jueves con los abogados de Strauss-Kahn y las partes estaban discutiendo la posibilidad de desestimar los cargos de felonía.

El abogado defensor de Strauss-Kahn Benjamin Brafman dijo previamente el jueves que su cliente comparecería el viernes ante un tribunal en Nueva York a las 11.30 hora local (1530 GMT) para buscar cambios en las condiciones de su fianza.

El diario dijo que los fiscales habían descubierto que la mujer, un guineana de 32 años, había tenido una conversación telefónica con un hombre encarcelado un día después de su encuentro con Strauss-Kahn, en la que habló sobre los posibles beneficios de llevar a cabo las acusaciones contra él. El diálogo fue grabado.

"De hecho, el señor Strauss-Kahn podría ser puesto en libertad vigilada desde su arresto domiciliario, lo que refleja la probabilidad de que los graves cargos penales en su contra no será sostenidos", dijo el periódico.

"La oficina del fiscal del distrito puede tratar de exigir que Strauss-Kahn se declare culpable de un delito menor, pero sus abogados puedan impugnar tal decisión", añadió el diario.

El socialista Strauss-Kahn, de 62 años, era uno de los principales candidatos a la presidencia de Francia antes de ser detenido el 14 de mayo. El ex jefe del FMI, que dimitió del organismo internacional el 19 de mayo y se declaró inocente el 6 de junio, ha negado las acusaciones.

El diario dijo que los fiscales habían descubierto que la mujer, un guineana de 32 años, había tenido una conversación telefónica con un hombre encarcelado un día después de su encuentro con Strauss-Kahn, en la que habló sobre los posibles beneficios de llevar a cabo las acusaciones contra él. El diálogo fue grabado.

El New York Times añadió que el hombre, que estaba arrestado por cargos de posesión de 181,5 kilos de marihuana, era uno de una serie de personas que había hecho varios depósitos en efectivo, por un total de alrededor de US$100.000, en la cuenta bancaria de la mujer en los últimos dos años .

Strauss-Khan fue puesto en libertad bajo fianza en efectivo por US$1 millón y un bono de US$5 millones. Actualmente se encuentra con arresto domiciliario en una casa del barrio de Tribeca, en Manhattan.

El domicilio donde se encuentra Strauss-Kahn, quien afronta una pena de 25 años de prisión si es declarado culpable, está equipado con un sistema de vigilancia electrónica y se encuentra custodiado las 24 horas del día por guardias armados.