Sidney. Las autoridades de Australia advirtieron este domingo sobre posibles inundaciones en zonas turísticas y en la capital de Queensland, Brisbane, después de que las áreas costeras más visitadas del país se vieran afectadas por intensas lluvias.

Funcionarios del Buró de Meteorología de Australia dijeron que ya se habían reportado inundaciones en partes bajas de Brisbane, mientras que se emitieron alertas de anegamientos para zonas aledañas a ríos en Sunshine Coast y hacia el norte.

En algunas áreas se ha reportado la caída de hasta 50 milímetros de aguas lluvias, señalaron. También se emitió una alerta roja en Gold Coast, popular entre turistas y una parte esencial de la economía de Queensland.

Las inundaciones ya han impactado fuertemente la industria del carbón, debido al anegamiento de minas y caminos, mientras que una serie de compañías mineras han hecho declaraciones de "fuerza mayor".

El puerto de Gladstone, clave en el transporte del carbón, casi no tenía actividad de carga.

Cualquier daño a la industria turística de Queensland o a la capital densamente poblada podría ser un duro revés. El gobierno ha dicho que hasta el momento los daños podrían costar más de 1.000 millones de dólares australianos (US$1.000 millones).

El alto funcionario de meteorología Brett Harrison afirmó este domingo que ha habido reportes de inundaciones en algunas zonas de Brisbane.

"Ha habido reportes de anegamientos en zonas bajas de Brisbane", aseveró a Reuters. "No está ocurriendo en la ciudad por el momento pero ciertamente se incrementarán entre las próximas 24 y 48 horas. Esperamos que las lluvias continúen durante ese lapso de tiempo", declaró.

En tanto, las existencias de carbón han estado bajas en el puerto de Dalrymple Bay, pero las autoridades portuarias indicaron que habían recibido suficiente carbón para continuar cargando las embarcaciones.

En el sur, el puerto de Gladstone dijo que tomará días o semanas volver a la normalidad en los suministros del mineral.